Dr. Carlos Godoy | Escoliosis idiopática
16502
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16502,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

ESCOLIOSIS IDIOPÁTICA

La Escoliosis Idiopática es una deformidad de la columna en tres dimensiones: axial, sagital y coronal. El diagnóstico está basado en la curvatura anormal en el plano frontal (Coronal) cuando se muestra mayor a un ángulo de 10° con el método de Cobb.

SINTOMAS Y VALORACIÓN

La escoliosis idiopática debe ser un diagnóstico por exclusión; primero se deben descartar factores neuromusculares, traumáticos, degenerativos, tumorales, etc. Además es de origen multifactorial que involucra factores genéticos, ambientales, metabólicos, neurológicos y biomecánicos. Los pacientes pueden haber tenido una formación incompleta de las vértebras o en la separación de las mismas debido a su desarrollo. Esto condiciona una una posición compensatoria de la columna para mantener el eje mecánico y equilibrio al estar de pie.

 

Usualmente, éste es un diagnóstico durante la exploración pediátrica. La escoliosis no es dolorosa al principio por la compensación muscular y de la postura, pero pueden presentar una elevación asimétrica de las escápulas y de las espinas ilíacas (Puntas de la Pelvis).
• Asimetría de hombro en posición de frente
• Costillas y tórax
• Una cadera más alta que la otra
• En raras ocasiones presentan síntomas neurológicos y pulmonares por compresión mecánica de los nervios o de uno de los pulmones.

TRATAMIENTO

Las opciones de tratamiento pueden ir desde observación, férulas y tratamiento quirúrgico. La observación está determinada para curvaturas menores de 20°, con seguimiento desde la edad del diagnóstico mensual o anual para verificar que no haya aumentado. También está determinado que en las pacientes al presentar su primera menstruación (Menarquia) la curvatura ya no aumentará además del cierre de los centros de osificación de la pelvis (Método de Risser). El uso de férulas es prevenir la progresión de la deformidad y reducir la necesidad de cirugía. Las indicaciones son curvaturas mayores de 25° o que hayan progresado 5° en menos de un año, con centros de osificación de la pelvis inmaduros (no cerrados). Las férulas no son efectivas en curvaturas de 45° o mayores. Las más comunes utilizados son la férula de Milwaukee, Boston y Wilmington.
El tratamiento quirúrgico está indicado en pacientes que ha fallado el conservador para evitar la progresión de la deformidad y que presentan una deformidad estética inaceptable o anormalidades biomecánicas. El manejo definitivo es la Artrodesis (Fusión Columna Vertebral). De inicio, se puede realizar la colocación de férulas graduadas para ir disminuyendo la curvatura y que sea menos agresivo el tratamiento quirúrgico definitivo.