Dr. Carlos Godoy | Lesión de Ligamentos Colaterales de la Rodilla
16802
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16802,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

LESIÓN DE LIGAMENTOS COLATERALES DE LA RODILLA

El Ligamento Colateral Medial (LCM) y el Ligamento Colateral Lateral (LCL) se localizan a cada lado de la rodilla y su función principal es dar estabilidad en valgo y varo a la rodilla.

El LCM se forma de un componente superficial y otro profundo. El LCL forma parte del importante complejo ligamentario posterolateral.

De acuerdo a Medline estas lesiones se presentan en un 25% de los pacientes que acuden a urgencias con un trauma de rodilla incluso, el LCM, es el ligamento que más frecuentemente se lesiona en la rodilla.

SINTOMAS Y VALORACIÓN

Una adecuada historia clínica para conocer el mecanismo de lesión es clave y el cuadro clínico dependerá del ligamento lesionado.

LCM

Normalmente la lesión de este ligamento se presenta por una fuerza en valgo excesiva y algunas de las veces se acompaña con lesión del menisco medial o del ligamento cruzado anterior.

Por lo general hay dolor e inflamación en la región medial de la rodilla, el paciente puede seguir caminando y puede aparecer un hematoma en los primeros siete días. Datos como inestabilidad o chasquidos son poco frecuentes en éstas lesiones al menos que se asocien a lesión de LCA o de menisco.

 

LCL

La lesión es ocasionada por un mecanismo de varo forzado. El paciente puede continuar deambulando y el dolor se focaliza en la región lateral de la rodilla con eritema y hematoma en los primeros 7 días. No hay datos de inestabilidad o chasquidos al menos que existan lesiones asociadas.

 

Posterior a la historia clínica el médico especialista debe de realizar las pruebas clínicas necesarias para concluir el diagnóstico. El estudio del paciente se concluye con estudios de imagen como lo son radiografías y resonancia magnética nuclear.

TRATAMIENTO

Dependiendo de su severidad, las lesiones del LCM suelen tratarse de manera conservadora a menos que exista alguna lesión agregada lo cual indica el procedimiento quirúrgico para estabilizar la articulación y evitar cambios degenerativos futuros. Nuestro equipo se basa en la clasificación de la AMA (American Medical Association) para decidir las diferentes alternativas terapéuticas en este tipo de lesiones.

 

Las lesiones de LCL suelen tardar más tiempo en cicatrizar por lo que los tiempos de recuperación son más prolongados. Del mismo modo las lesiones tipo 3 del LCL suelen afectar el complejo ligamentario posterolateral por lo que comúnmente suelen tener indicación quirúrgica. Actualmente la indicación quirúrgica para éste tipo de lesiones se reserva para casos muy específicos y hay una gran variedad de técnicas que a lo largo de los años se han desarrollado.