Dr. Carlos Godoy | Lesiones de menisco
16685
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16685,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

LESIONES DE MENISCO

Cada rodilla tiene un menisco lateral y uno medial, son estructuras de fibrocartílago en forma de semiluna y  su rol fue menospreciado por mucho tiempo en la biomecánica de la rodilla.

Hoy en día sabemos que son los encargados de transmitir las fuerzas axiales en la rodilla evitando que el cartílago articular se lesione, aumentan la congruencia articular y son estructuras importantes en la propiocepcion articular. Con todo esto, no queda duda de su importancia en la biomecánica de la rodilla.

Estas lesiones tienen 2 picos epidemiológicos entre la población. El primero es entre la población adulta joven que tiene alguna práctica deportiva y el segundo entre personas mayores de 55 años quiénes presentan cambios degenerativos articulares.

SINTOMAS Y VALORACIÓN

Una buena historia clínica y la comprensión del mecanismo de lesión del paciente es parte fundamental en el diagnóstico.

Por lo general son lesiones que se asocian a la práctica deportiva. Un mecanismo de lesión común es un varo o valgo con la rodilla en flexión.  Las lesiones del menisco medial son más frecuentes que las del menisco lateral y esto es debido a que el menisco medial se encuentra más firmemente insertado en las superficies óseas que el menisco lateral el cual es más móvil. (Yeh PC. et al)

Algunos datos clínicos comunes en un paciente con lesión meniscal pueden ser:

-Dolor en las líneas articulares

-Efusión articular de leve a moderada

-Sensación de bloqueo o ¨clicks¨ articulares

Una adecuada exploración física con las pruebas clínicas necesarias por parte de un médico especializado así como complementar el estudio del paciente con estudios de imagen como la resonancia magnética nuclear (Sensibilidad y Especificidad de 92% para la detección de lesiones meniscales)  son parte de la metodología  a seguir para concluir el diagnóstico final.

TRATAMIENTO

Un punto clave en ésta sección es la toma de decisión de realizar la menisectomía parcial (resección parcial del menisco) o suturar el menisco.
Hay que recordar que el menisco tiene 3 áreas de acuerdo a su vascularidad
Las 2/3 partes externas son avasculares mientras que el 1/3 interno tiene aporte sanguíneo.
Las lesiones en el área vascular tienen mejores resultados si se manejan con suturas meniscales ya que se preserva la integridad del menisco y la tasa de éxito en cuanto a cicatrización es elevada.
Lesiones en los 2/3 externos tienen un pobre potencial de cicatrización por el pobre aporte vascular, por lo que la menisectomía parcial conservando la mayor área de menisco posible es lo indicado.
Otros puntos clave en la toma de decisión son: El patrón de la lesión, la cronicidad de la lesión, la estabilidad de la lesión, la edad del atleta, la presencia de lesiones asociadas o cambios degenerativos en la articulación y el tiempo de recuperación del atleta.
El “timing” de la cirugía es una decisión importante y debe de tomarse en conjunto con el paciente y su equipo de entrenamiento dándole a conocer los beneficios y riesgos de retrasar el procedimiento quirúrgico y dependerá del cuadro clínico del paciente en la vida cotidiana, al realizar sus actividades deportivas y de sus necesidades deportivas/profesionales.

 

Trasplante meniscal e implantes meniscales.

Utilizados en pacientes jóvenes a quienes se les ha tenido que realizar una menisectomía extensa por las características de su lesión.
La indicación es para el paciente que refiere dolor femoro- tibial incipiente sin datos degenerativos, con una rodilla estable y ejes biomecánicos normales.

Este procedimiento es encaminado a retardar la aparición de cambios degenerativos en la rodilla posterior a una menisectomía extensa.

 

Pronóstico de las lesiones meniscales

En manos de un artroscopista competente, la artroscopia es la mejor herramienta para el diagnóstico y manejo de las lesiones meniscales. La artroscopia es un procedimiento mínimo invasivo con poca morbilidad, mejor visualización de la lesión, rehabilitación más rápida, y mejor pronóstico que las obsoletas técnicas abiertas.
Un paciente a quien se le realizó una menisectomía parcial puede iniciar actividades como bicicleta estacionaria el primer día postoperatorio e irse incorporando rápidamente a sus actividades diarias. La rehabilitación total para este tipo de lesiones en promedio es de 4 semanas.
Para un paciente a quien se le realizó una sutura meniscal los tiempos de recuperación son más extensos y los protocolos de rehabilitación varían de 6 a 12 semanas de rehabilitación.
Los protocolos de rehabilitación para trasplantes meniscales oscilan entre 16 y 24 semanas postoperatorias.

La tasa de complicaciones oscila entre el .7% y el 1% siendo las más frecuentes las complicaciones anestésicas, trombosis venosa profunda y rigidez articular postoperatoria.