Dr. Carlos Godoy | Ligamento Cruzado Posterior
16680
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16680,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

LIGAMENTO CRUZADO POSTERIOR

Su principal función es evitar la traslación posterior de la tibia y suele lesionarse por mecanismos de hiperextensión de la rodilla. Tiene una incidencia de 7% en los Estados Unidos y su diagnóstico es subestimado a pesar de que las nuevas corrientes nos enfocan a tomarlo en cuenta para la estabilidad rotacional de la rodilla.

SINTOMAS Y VALORACIÓN

Considerado por algunos autores como el principal estabilizador de la rodilla, las lesiones de este ligamento son por mucho menos frecuentes que las de el ligamento cruzado anterior.

Por o general el paciente refiera disconfort o inestabilidad al subir y bajar escaleras, al caminar en pendientes o en posición de semiflexión de rodillas.
De la misma manera puede existir dolor retropatelar y algo de inflamación. Dolor a nivel de la pantorrilla en el cuadro agudo es frecuente.

TRATAMIENTO

Las alternativas de tratamiento son controversiales pero hoy en día la gran mayoría de los ligamentos cruzados posteriores pueden manejarse con tratamiento conservador con buenos resultados de acuerdo a Lee BK et al.

El tratamiento quirúrgico se reserva para casos muy específicos utilizando técnicas similares a las utilizadas en la reconstrucción del ligamento cruzado anterior por vía artroscópica.

El tiempo estimado para retornar a actividades deportivas oscila entre 9 y 12 meses.