Dr. Carlos Godoy | Luxación de Rótula e Inestabilidad de Rótula
16669
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16669,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

LUXACIÓN DE RÓTULA E INESTABILIDAD DE RÓTULA

Este padecimiento es común en jóvenes y se presenta más en mujeres.

SINTOMAS Y VALORACIÓN

Es ocasionada frecuentemente por un trauma directo sobre la rótula o por un mecanismo de valgo en estrés con flexión y rotación de la rodilla. La reducción es sencilla y puede realizarse en algunos casos bajo anestesia en caso de existir ansiedad o dolor del paciente. La reducción debe realizarse lo antes posible para evitar isquemia de las estructuras afectadas y complicaciones subsecuentes.

La clave de este padecimiento es identificar si existe algún factor asociado que esté causando la luxación como lo pueden ser la lateralización de la tuberosidad de la tibia, hipoplasia condilar, etc. Se deben identificar lesiones asociadas como fracturas o lesiones osteocondrales de la rótula las cuales pueden ser identificadas en radiografías y de ser necesario en una tomografía axial computarizada (TAC) o Resonancia magnética (RM).

TRATAMIENTO

La gran mayoría de las luxaciones iniciales responden favorablemente al tratamiento conservador y a la fisioterapia. El tratamiento quirúrgico está reservado para aquellos pacientes con lesiones asociadas como fracturas osteocondrales, luxaciones crónicas o cuando la luxación es recidivante. En estos casos, existen procedimientos quirúrgicos para restablecer el balance muscular tanto distal como proximalmente.

 

La reducción debe ser inmediata. El método de Allis es el más utilizado por los médicos en el servicio de urgencias, pero debe ser realizado por un médico traumatólogo o de urgencias especializado para la reducción de la misma. Así mismo, este método debe ser realizado bajo anestesia general para la correcta movilización de la extremidad.