Dr. Carlos Godoy | Necrosis Avascular Cabeza Femoral
16446
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16446,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

NECROSIS AVASCULAR CABEZA FEMORAL

La Necrosis Avascular de la Cabeza Femoral se presenta en adultos jóvenes. Generalmente a consecuencia de desórdenes de la infancia como un deslizamiento de la epífisis (parte superior de la cabeza) o secundario a un traumatismo. Es una enfermedad progresiva que conlleva a la necrosis (muerte del hueso) de la cabeza, al deterioro de la articulación y al colapso de la cabeza femoral.

SINTOMAS Y VALORACIÓN

El síntoma inicial es el dolor a nivel de la cadera afectada. Principalmente se presenta el dolor en la región inguinal y puede referirse hasta el glúteo del mismo lado. Se agrava al estar de pie o cargar objetos pesados, al aumentar la carga sobre la cadera afectada. En la exploración el paciente presenta dolor a la movilización de cadera y dolor a la prueba de Faber (Formar un 4 con la pierna afectada).

 

FACTORES DE RIESGO

El traumatismo, el uso de corticoesteroides (cortisona), el abuso de alcohol, tabaquismo, patologías hematológicas (Anemia de Células Falsiformes), desórdenes en la coagulación, desórdenes mieloproliferativos (Leucemia), SIDA, entre otros son las principales causas de esta patología. Recientemente se ha vinculado con la hiperlipidemia (Colesterol Alto) que aumenta la presión interna del hueso a nivel de la cabeza femoral. Esta presión interrumpe el flujo sanguíneo de la cabeza por las arterias circunflejas a este nivel y esto conlleva a un colapso de la cabeza femoral. Este tipo de enfermedad es más común entre los 45 y 60 años.

 

CLASIFICACIÓN
La clasificación del las etapas de la NAV, está basada en los cambios radiográficos de Ficat y Arlet. Esta clasificación, indica la fase y los cambios presentes en la radiografía, además que brinda una orientación al tipo de tratamiento que puede realizarse en cada fase.

DIAGNÓSTICO

Las radiografías AP de Cadera (de Frente) y lateral de cadera, son el inicio de la valoración donde se puede identificar el colapso de la cabeza femoral. Del mismo modo, se podrá observar una disminución de su esfericidad. Al mismo tiempo, en casos avanzados, las fracturas osteocondrales o de la periferia de la cabeza, sugieren la posible necrosis de esa zona de la cabeza. El uso de Resonancia Magnética nos puede delimitar de manera precisa la zona de necrosis de la cabeza y a su vez darle una fase de la enfermedad, así como las probabilidades de éxito con un tratamiento de injerto de hueso.

TRATAMIENTO

Las lesiones del 30% de la cabeza tienden a ser asintomáticas, pero cuando existe una lesión con más de 50%, el dolor es más intenso. Por lo mismo, la mayoría de los tratamientos son quirúrgicos, dependiendo de la fase de la enfermedad, son las opciones que se le pueden brindar al paciente.

DESCOMPRESIÓN DEL NÚCLEO DE LA CABEZA FEMORAL
Se realizan perforaciones a nivel del cuello y cabeza femoral de un calibre pequeño para liberar la presión interna de la cabeza, de esta manera, se estimula a formar nuevos vasos internos. Ayuda a la prevención del colapso y necrosis. Es importante injertar hueso en estas perforaciones para la formación de hueso más resistente. Dichos injertos pueden ser del Banco de Hueso (Aloinjerto) o del mismo paciente, sin embargo, existe la posibilidad de estar vascularizado y que contenga arteria y vena para la nutrición de la cabeza femoral (Autoinjerto)

 

OSTEOTOMÍAS ROTACIONALES

Son cortes a nivel de cuello femoral para girar la cabeza, cambiar la zona de carga donde se encuentra la necrosis y poner en posición la zona de la cabeza femoral sana en la zona de apoyo. Estas osteotomías son complejas y siempre deben ser realizadas por un traumatólogo.

PRÓTESIS PARCIALES Y TOTALES
Las prótesis parciales son utilizadas para el recubrimiento de la cabeza femoral. Para la realización de este procedimiento, el paciente debe estar en una fase temprana y tener una reserva de hueso a nivel de cabeza y cuello suficiente para soportar las cargas.
La prótesis total está indicada en pacientes donde los tratamientos previos de descompresión e injerto de hueso han fallado, así como tener la articulación coxofemoral (cadera) en una fase de artritis y degeneración avanzada.

 

En la mayoría de los casos los pacientes con NAV suelen requerir Reemplazo Total de Cadera en un 25 a 85% de los casos. Pero se debe tomar en cuenta que los procedimientos previamente mencionados son para prolongar la necesidad de una Prótesis Total de Cadera y así mejorar la calidad de vida del paciente disminuyendo el dolor y mejorando la función. En algunas fases tempranas, la descompresión e injerto de hueso es el tratamiento definitivo por lo cual un diagnóstico temprano es de alta importancia.