Dr. Carlos Godoy | Pie plano
16621
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16621,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Pie plano

PIE PLANO

Como se ha mencionado antes, el pie debe adaptarse a los cambios durante la marcha, aquellos pies que no tienen esta capacidad deben ser tratados, naturalmente este reconocimiento debe ser realizado por un especialista, por un ortopedista (traumatólogo) y particularmente por un especialista en pie y tobillo. Esta distinción es muy práctica y se describe de acuerdo a si el pie plano es flexible o rígido, es decir si su deformidad “se acomoda o no” durante el movimiento. De esta forma, debemos tratar TODOS los pies planos rígidos y aquellos casos de pies planos flexibles que sean dolorosos o que no logren una calidad satisfactoria durante el movimiento. En el caso particular de los pies planos de niños, deben ser reconocidos a tiempo ya que existen algunas (infrecuentes pero importantes) causas que deben ser tratadas de manera inmediata.

SINTOMAS Y VALORACIÓN

El dato más evidente para sospecharlo es que el arco longitudinal interno no existe o está muy disminuido. Otro dato importante es que visto por detrás el talón tiene una desviación hacia “afuera” y los dedos, si se ven desde ésta posición, se ven también hacia afuera, a esto se le llama el “signo de muchos dedos” (too many toes). Además se puede presentar dolor en la parte lateral del pie.

 

El arco del pie es una estructura que, en condiciones normales, se mantiene en su sitio debido a la interacción equilibrada de tres factores: huesos, ligamentos y tendones; en este contexto se debe entender que es una estructura no solo estática sino dinámica, es decir que se modifica y vuelve a su estado natural durante el movimiento gracias a estos factores. Así que cualquier alteración en estos tres niveles (hueso, ligamentos, tendones) puede causar un pie plano.

 

El primer punto que debe aclararse es que no todos los  pies planos por sí mismos deben ser considerados como una “anormalidad”, en ocasiones puede ser sola una forma que adopta el pie en fase estática, es decir durante el apoyo, pero que durante la marcha se modifica y cumple su función, en este sentido puede expresarse que: es como el color de los ojos o la forma de la nariz, “es así porque es así”

 

El diagnóstico inicial se establece con el interrogatorio y la exploración física, es decir lo que el paciente relata y las características del pie sin apoyo y con apoyo (durante la marcha y bipedestación); esto es de suma utilidad ya que establece la diferencia primordial que debe establecerse en el pie plano: SI LA DEFORMIDAD ES FLEXIBLE O RÍGIDA.

Otros estudios diagnósticos deben solicitarse de acuerdo a la causa de cada pie plano en particular.

TRATAMIENTO

El tratamiento del pie plano puede ser sin cirugía, por medio del uso de plantillas, modificaciones en el calzado y algunos ejercicios cuando en su caso el pie plano lo amerite; la forma de prescribir esto lo determina el especialista en pie.
En algunas ocasiones el pie plano debe ser sometido a tratamiento por medio de cirugía, independientemente del tipo de pie plano toda cirugía que busca corregirlo tiene tres objetivos fundamentales:
1. Quitar el dolor (cuando éste exista)
2. Lograr el apoyo adecuado en todas las partes del pie
3. Obtener un pie funcional

 

Actualmente hay opciones de tratamiento por medio de cirugía que se realizan a través de pequeñas incisiones como la ARTRORRISIS, la cual es una técnica en donde se coloca un pequeño implante entre los huesos del pie para corregir la deformidad, ofreciendo la ventaja de procedimientos con poco dolor, tiempo de cirugía cortos y poco sangrado.