Dr. Carlos Godoy | Pinzamiento de Tobillo
16627
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16627,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

PINZAMIENTO DE TOBILLO

El Pinzamiento de Tobillo se debe a lesiones traumáticas agudas o a lesiones por sobre uso, los pinzamientos anteriores se deben a prominencias óseas o tejido inflamatorio que pellizca el tobillo durante la extensión del mismo produciendo un dolor característico. Para el pinzamiento posterior de tobillo, sus causas son muy variadas, sin embargo tiene un común denominador: el trauma, especialmente lesiones repetitivas, sucede comúnmente en corredores, bailarinas, futbolistas, etc. El dolor ocurre característicamente al hacer punta y duele en la parte posterior del tobillo.

SINTOMAS Y VALORACIÓN

Primero hay que establecer el tipo de pinzamiento, el cual puede ser en cuatro regiones del tobillo, dos en la parte posterior (posterolateral y posteromedial) y dos en la parte anterior (anterior y anterolateral). El síntoma se desencadena cuando se provoca el pellizcamiento de los tejidos, ya sea en la parte anterior o posterior del tobillo según sea el caso, esto ocurre cuando por movimientos específicos, el espacio en la articulación se estrecha y se reproduce el dolor.

Las radiografías ofrecen información valiosa cuando la causa del pinzamiento está asociada a una prominencia ósea (pinzamiento anterior) o incluso fracturas o secuelas de fracturas, especialmente en los pinzamientos posteriores (os trigonum).
La resonancia magnética nuclear es de utilidad cuando la causa del pinzamiento se debe a tejidos blandos, como tendones, ligamentos o tejido inflamatorio. Adicionalmente el ultrasonido (ecografía) es de utilidad en el diagnóstico, teniendo dos ventajas importantes: permite una valoración dinámica (observar en tiempo real el pinzamiento) y en caso necesario realizar infiltraciones -en sitios específicos- para tratar el dolor y la inflamación.

TRATAMIENTO

El tratamiento de primera línea consiste en antiinflamatorios, rehabilitación y dependiendo de la causa pueden realizarse infiltraciones. La cirugía se realiza cuando no ha funcionado el tratamiento conservador, la cual consiste en retirar el tejido causante del pinzamiento, muchas veces puede realizarse por medio de artroscopia.