Dr. Carlos Godoy | Rupturas de tendón bíceps proximal y distal
16561
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16561,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

RUPTURAS DE TENDÓN BÍCEPS PROXIMAL Y DISTAL

El bíceps es uno de los músculos del brazo que su funciones principales es la flexión y la supinación del antebrazo. Está compuesto por dos cabezas, Larga y Corta en su parte proximal. Combinadas, su función es la supinación y flexión del antebrazo.

SINTOMAS Y VALORACIÓN

Los mecanismos de lesión en pacientes jóvenes son traumatismos directos o indirectos (tracción/flexión y extensiones) de alta energía. Producen una ruptura en el trayecto del tendón o la desinserción del mismo en las zonas anatómicas mencionadas. En pacientes geriátricos se presenta una degeneración en las fibras de colágeno del mismo y pueden presentarse rupturas por mecanismos de baja energía como al levantar un objeto pesado.

 

Dependiendo de la zona de lesión pueden presentar dolor en la cara anterior y superior del hombro. Cuando se presenta una rotura proximal, el dolor se localiza en la porción larga del bíceps, en la cara anterior del hombro. Si la ruptura es distal, se localiza en la porción de la inserción del bíceps en el antebrazo (cerca del hueco del codo). En ambos, el dolor puede recorrerse por todo el brazo. Presentan debilidad a los movimientos de flexión del antebrazo y a la supinación del mismo. Uno de los signos característicos de esta patología es el signo de Popeye que es la presencia de tumoración en la cara anterior del brazo que son las fibras musculares contraídas por la pérdida de una de sus inserciones.

TRATAMIENTO

El tratamiento conservador es la medicación con analgésicos y antiinflamatorios que resuelven el dolor y la inflamación. Después de la resolución del dolor y la inflamación, la rehabilitación física está indicada para recobrar los arcos de movimiento. Se ha demostrado que hay una pérdida del 30% Flexión y 40% supinación del brazo si no se realiza tratamiento quirúrgico.

 

El tratamiento quirúrgico según la literatura nos ofrece tres procedimientos:

  • BioTenodesis Bicipital Artroscópica al hueso: de manera Artroscópica se fija el tendón al hueso a nivel del surco bicipital con una perforación y un tornillo biodegradable.
  • Tenodesis Bicipital Artroscópica con Tejidos Blandos: es el mismo principio que al fijarlo al hueso del húmero, sin embargo, en este procedimiento se fija el tendón al tendón del supraespinoso y a la cápsula articular.
  •  Tenodesis Bicipital Subpectoral: el principio es la fijación del tendón al hueso pero fuera de la articulación a nivel de la diáfisis del húmero por debajo de la inserción del pectoral mayor.