Dr. Carlos Godoy | Síndrome del Túnel del Carpo
16373
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16373,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

SINDROME DEL TÚNEL DEL CARPO

El Síndrome del Túnel del Carpo es una patología común como causa de dolor en la mano, que se presenta predominantemente en mujeres.

SINTOMAS Y VALORACIÓN

El síndrome del Túnel del Carpo ocurre cuando la sinovial, que cubre los tendones flexores para facilitar el movimiento de los mismos, se inflama alrededor del nervio y lo comprime.
Los factores de riesgo para esta condición son diversos y suelen estar combinados. Van desde un componente hereditario, trabajos manuales intensos, cambios hormonales, embarazo, edad, condiciones médicas como la diabetes, artritis reumatoide, enfermedades tiroideas, entre otros.

 

Los síntomas se presentan de manera insidiosa y van empeorando poco a poco, suele comenzar como adormecimiento, hormigueo, sensación de hinchazón, después dolor,  sensación de choque eléctrico. Tiene cierto predominio nocturno, pero conforme pasa el tiempo puede relacionarse con actividades en donde las muñecas este flexionadas sostenidamente por unos minutos, como al leer, manejar, entre otras.  Al mover las muñecas se siente alivio de los síntomas. Los síntomas inicialmente vienen y van, pero con el tiempo puede llegar a ser constante. Se percibe sensación de torpeza o debilidad al hacer movimientos delicados, como abotonarse la camisa. Si la condición es muy grave, los músculos en la base del pulgar incluso llegan a verse más delgados.
Se requieren varios test clínicos en donde nosotros examinaremos la sensibilidad de cada dedo por separado, reproducir el cuadro clínico con maniobras para confirmar el diagnóstico, además nos apoyaremos de estudios de electrofisiología que nos permiten confirmar dónde es la compresión y la severidad de la misma.

TRATAMIENTO

En pacientes con síntomas leves, iniciales podemos utilizar el tratamiento conservador, que consiste en medicamento analgésico y antiinflamatorio, cambio en las actividades que desencadenan el problema , férulas nocturnas e incluso infiltraciones con esteroides.

Cuando los síntomas del paciente son moderados a severos o muestra progresión de la enfermedad, o no responde a tratamiento conservador, debe considerarse el tratamiento quirúrgico, el cual consiste en realizar una descompresión del nervio mediano. Es una cirugía que puede realizarse con anestesia regional, en régimen ambulatorio, en donde se abre el techo del túnel del carpo para permitir que las estructuras que contiene tengan más espacio y dejen de comprimir al nervio, en ciertos pacientes jóvenes y con actividades que requieren mucha fuerza,  puede abrirse y además realizarse una reconstrucción del retináculo flexor.