Dr. Carlos Godoy | Dedo en gatillo
16337
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16337,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

DEDO EN GATILLO

Es una inflamación que afecta a las poleas y tendones flexores en la mano. Los tendones funcionan como si fueran una larga cuerda que conecta los músculos del antebrazo con los huesos de los dedos y las poleas forman un túnel bajo el cual los tendones se deslizan.

SINTOMAS Y VALORACIÓN

Estas poleas mantienen a los tendones en estrecha relación al hueso. Los tendones y el túnel tienen por dentro un liso revestimiento que les permite un fácil deslizamiento a través de las poleas. El dedo en gatillo, se desarrolla cuando los tendones forman un nódulo o inflamación de su revestimiento por lo que se estrecha su paso a través del túnel. Las causas de esta condición no siempre son claras. Enfermedades como artritis reumatoide, gota o diabetes pueden estar asociadas.

El paciente presenta dolor, chasquido o una sensación de atrapamiento en el dedo. Cuando el tendón se atrapa produce inflamación y más hinchazón. En ocasiones el dedo se traba, siendo difícil extenderlo.

TRATAMIENTO

El objetivo del tratamiento es eliminar que se trabe y así permitir un movimiento completo sin molestias. El uso de una férula o medicamentos antiinflamatorios o una infiltración puede ser recomendado para reducir la inflamación; también debe considerarse un cambio de actividades del paciente para reducir la inflamación.

Si el tratamiento conservador fracasa, la cirugía puede ser recomendada. Usualmente se realiza en forma ambulatoria. El objetivo de la cirugía es abrir la primera polea de tal forma que el tendón se pueda deslizar libremente. La movilidad activa del dedo generalmente comienza inmediatamente después de la cirugía y generalmente no se requiere rehabilitación.