Dr. Carlos Godoy | Luxación de hombro e inestabilidad de hombro
16549
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16549,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

LUXACIÓN DE HOMBRO E INESTABILIDAD DE HOMBRO

El hombro es la articulación más móvil del cuerpo y su estabilidad es dada por los músculos y los ligamentos que lo rodean.

SINTOMAS Y VALORACIÓN

La causa más frecuente de inestabilidad crónica de hombro es la luxación aguda del mismo que ocasiona lesión de los ligamentos. Otras causas son el sobreuso que puede ocasionar una lesión gradual de los ligamentos pero es menos frecuente.

 

Una luxación aguda de hombro se acompaña de dolor e incapacidad para realizar los movimientos del hombro posterior a un evento traumático. El médico confirmará el diagnóstico con una buena historia clínica y radiografías para descartar lesiones asociadas. Una vez realizado el diagnóstico se debe de realizar la reducción de la articulación bajo anestesia. El paciente será dado de alta con un inmovilizador y se iniciará rehabilitación física posteriormente.
Parte importante de este proceso es el seguimiento posterior a la luxación para identificar datos de inestabilidad y manejarlos de manera adecuada. Hay que recordar que en pacientes jóvenes las luxaciones de hombro tienen una alta probabilidad de desarrollar inestabilidad crónica a diferencia de pacientes de mayor edad en donde este fenómeno es menos frecuente.

Los síntomas más frecuentes de la inestabilidad crónica del hombro son:
• Dolor
• Luxaciones recidivantes
• Una sensación constante de que “el hombro se va salir” en ciertos movimientos

TRATAMIENTO

Una vez identificada la inestabilidad hay que clasificarla y dependiendo de la extensión del daño y de las estructuras dañadas se puede plantear la mejor alternativa de tratamiento para el paciente. Inicialmente se maneja tratamiento conservador a base de anti-inflamatorios no esteroideos, modificar las actividades realizadas con el hombro afectado y rehabilitación física. De fallar el tratamiento conservador, se debe de proponer una alternativa quirúrgica.

La gran mayoría de las inestabilidades hoy en día pueden repararse vía artroscópica con incisiones de menos de 1 cm que otorgan estancias intrahospitalarias más cortas y menor tiempo de recuperación a los pacientes.

Para las inestabilidades con mayor daño articular, que involucran lesión de los componentes óseos de la articulación, existen procedimientos quirúrgicos abiertos confiables y con resultados satisfactorios, que restablecen la estabilidad articular del hombro y limitan la extensión del daño.