Dr. Carlos Godoy | Fracturas de falanges y metacarpianos en la mano
16313
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16313,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

FRACTURAS DE FALANGES Y METACARPIANOS:

Las falanges y los metacarpianos son los huesos de nuestros dedos y de la mano, la fractura de estos huesos representa aproximadamente el 15% de las fracturas en adultos.
La fractura más común de estas es la fractura del Boxeador, que ocurre al dar un puñetazo, y el hueso que se fractura es el 5º Metacarpiano.
Estas fracturas son más comunes en los adultos jóvenes, y se relacionan a deportes y trabajo.

SÍNTOMAS Y VALORACIÓN

El paciente con fractura de estos huesos, se presenta después de un traumatismo con dolor, aumento de volumen, puede tener o no deformidad y con incapacidad funcional.
La evaluación médica constara de explorar qué estructuras pueden estar dañadas, el grado de inflamación, la sensibilidad, el movimiento, la circulación, la rotación de la fractura o la deformidad.

TRATAMIENTO

Los estudios de imagen que deben pedirse son radiografías simples de la mano, AP y oblicua, en donde se evaluará la localización exacta de la fractura, su configuración, el grado de desplazamiento, la angulación y la rotación del dedo.

Con la revisión del paciente y las radiografías el diagnóstico ya está hecho, y el tratamiento puede proponerse de acuerdo a la edad del paciente, la mano dominante, la actividad que realiza, el dedo afectado, si esta rotado o no, el tipo de fractura, el desplazamiento.

TRATAMIENTO

El tratamiento conservador será para fracturas no desplazadas o fracturas estables tras la reducción.  En el resto de las fracturas como las articulares , inestables , con rotación excesiva o desplazadas se prefiere el tratamiento quirúrgico ya que permite una recuperación mucho mas rápida y menos inmovilización, lo cual es muy importante en un paciente. Siempre hay que recordar que cada paciente debe ser evaluado de manera individual y que por lo tanto el tratamiento puede variar.
El pronóstico depende de la complejidad de la fractura y la condición de los tejidos blandos, además del tratamiento seleccionado, debe de recordarse también que gran parte del tratamiento es la rehabilitación.
Posterior a la cirugía el paciente debe mantener su mano en alto por lo menos 48h para evitar el edema excesivo, la inmovilización posterior depende de las características particulares de cada caso.
En el caso de las fracturas en el pulgar la mayoría son quirúrgicas, ya que este dedo es el más importante en nuestra mano.